As sentencias contra a TVG argumento da demanda contra a televisión balear

UN ENTE SEN NINGÚN XORNALISTA

En total, son 240 os traballadores que se atopan afectados pola situación de prestamismo laboral que agora denunciaron xudicialmente os xornalistas baleares. Trátase de xornalistas, técnicos e asesores lingüísticos, traballadores que, segundo o SPIB, deben poder elixir entre adquirir a condición de fixos en IB3 ou na súa empresa orixinal.

O letrado do sindicato, Ferran Gomila, fundamenta a demanda nunha sentenza do Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que forzou ao contrato de numerosos traballadores por parte de TVG, a televisión autonómica galega. Declara o avogado do SPIB, que se trata dunha simple "subministración de traballadores" en réxime de "tráfico prohibido".

Gomila constata que as sedes laborais de SBT se solapan cos centros de traballo da televisión IB3, sen que a radiotelevisión autonómica conte nin cun só xornalista propio que faga uso das súas instalacións, preparadas para a produción de noticias. O letrado describe o ente público como unha «Cidade Prohibida na que só proliferan os altos cargos, unha elite que rexe de feito a actividade de toda a base creadora, elaboradora e realizadora das noticias». Agrega, que a empresa SBT «é completamente insuficiente para a actividade noticiosa».

Folga na televisión pública balear polas subcontratas

INGRESAN 15 MILLÓNS E SÓ GASTAN 7 EN PERSOAL

O comité de empresa fixo público que se tras a concentración non se obtén unha oferta seria da dirección de IB3, convocarase unha asemblea de traballadores para propor unha folga.
O comité criticou que o director do ente autonómico, Antoni Martorell, rompa de xeito unilateral o diálogo cos traballadores sen dar explicacións e instoulle a pronunciarse sobre o modelo de televisión que se pretende.

Os informativos do mediodía son realizados por profesionais contratados en oito empresas distintas

O portavoz dos traballadores alertou da situación actual da emisora, onde os informativos do mediodía son realizados por profesionais contratados a oito empresas distintas.

Así mesmo, manifestou que teñen constancia que a empresa SBT ingresa ao redor de quince millóns de euros anuais e só inviste sete nos traballadores o que demostra a ganancia dos intermediarios.

Critican la falta de independencia de los medios públicos de Baleares

CRÍTICA A LAS CÁMARAS OCULTAS

El SPIB rechaza cualquier tipo de censura y manipulación, a la vez que reprueba las prácticas de apariencia periodística que vulneran los principios deontológicos y éticos que deben regir en cualquier medio de comunicación y, en mayor medida, en un medio público sufragado con los impuestos de los ciudadanos.

Esta alarma se ha disparado en las últimas semanas por varias razones: la utilización perversa de cámaras ocultas que presentan igual que a delincuentes a ciudadanos críticos con el poder, trata de desigual manera a las instituciones en función de su color político y selecciona los testimonios de calle para convertirlos en un continuo spot gubernamental.

Un medio público no puede dejar sus espacios informativos en manos de personas que militan en la propaganda partidista, tienen intereses publicitarios y cargos de confianza política, lo que constituye un evidente caso de intrusismo profesional.

El SPIB recuerda que la cámara oculta es un recurso excepcional en circunstancias extraordinarias -tráfico de armas, de personas, de drogas, corrupción, etc.- donde peligra la integridad del periodista y sus fuentes, así como la obtención de la información.

Al Sindicat de Periodistes de les Illes Balears le preocupa la percepción de realidades deformadas por parte del telespectador y la desconfianza que puede generar sobre el medio y el conjunto de la profesión periodística.. No todo vale.

La desinformación erosiona la democracia. La preocupación profesional y ciudadana ante esta deriva evidencia el fracaso de un modelo de gestión externalizado de estos medios audiovisuales, sin criterios periodísticos en la dirección, que provocan descrédito y desconfianza de la opinión pública ante unas radios y televisiones que deberían ser referente de pluralidad, neutralidad política e independencia.

El Sindicato de Periodistas reprueba al president Matas

Por denunciar ante la Justicia al diario El País

Si el conseller de Interior llama al alcalde de Andratx dos horas antes de su detención y le dice : "la información es que sería hoy", "no te preocupes ya tengo yo articulada una cosa" y "no te preocupes está preparado todo", en términos periodísticos nos encontramos ante una alerta. Una alerta atestiguada por el propio Hidalgo, quien en su declaración ante el juez dijo que el conseller le avisó de que en Andratx "habría lío" . Una alerta en fase ya avanzada a decir de otros elementos previos que sustancian la conexión en el relato periodístico, como son las reuniones mantenidas entre ambos en el Hotel Melià y en la sede del Govern, esta con asistencia del president Matas, en las horas previas al despliegue de la "Operación Voramar".

Alertar es un término que se emplea para extremar la vigilancia. Hidalgo no solo la extremó sino que destruyó documentación del ayuntamiento al día siguiente de las citadas reuniones. Todos estos elementos son hechos que constan en la investigación judicial y relatados por los medios de comunicación, sin excepción. Las consecuencias políticas y judiciales que puedan derivarse de estos actos corresponde dirimir a otros ámbitos de la sociedad. A los medios de comunicación nos corresponde informar y eso hizo El País y su corresponsal en Balears, Andreu Manresa, al que el SPIB expresa todo su apoyo.

El SPIB lamenta que las palabras más duras de la "Operación Voramar" las haya dedicado el president Matas a determinados medios de comunicación y no a los imputados por corrupción.

El SPIB reprueba también al fiscal balear, Bartomeu Barceló, por dar trámite a una denuncia ante una información veraz sobre una investigación lanzada desde la institución que preside.

El SPIB exige al president Matas que retire la denuncia.

El SINDICATO DE LA FeSP EN BALEARES GANA ELECCIONES EN ""ULTIMA HORA" Y "DIARI DE BALEARS"

El Sindicat de Periodistes de les Illes Balears (SPIB) ha ganado las elecciones al comité de empresa de la editora Hora Nova de Mallorca, propietaria de los periódicos "Última Hora" y "Diari de Balears" de esa isla.

En las elecciones celebradas este 13 de septiembre fueron elegidos por 77 votos, sobre 82 emitidos, los ocho miembros de la lista presentada por este sindicato.

El SPIB es uno de los siete sindicatos que integran
la FeSP. La Federación de Sindicatos de Periodistas -FeSP- se constituyó el 20 de mayo de 2001 con el fin de integrar a los sindicatos independientes de profesionales de la información que tienen como ámbito de actuación sus respectivas comunidades autónomas y poder representar de
manera directa a los profesionales en las comunidades donde no existan sindicatos adheridos a la FeSP.