Los trabajadores de RTVE en Catalunya defienden el mantenimiento de los centros territoriales

Los trabajadores de RTVE en Catalunya han iniciado con fuerza la lucha por defender sus puestos de trabajo y el mantenimiento de los centros territoriales de Radio Nacional de España y de Televisión Española en Catalunya. Una protesta del personal de TVE en Sant Cugat ha motivado que el jueves 2 de marzo se haya hecho una edición reducida del Informatiu del mediodía, que todavía lo ha sido más cuando desde las más altas instancias de la dirección del ente en Madrid se ha obligado a interrumpir las informaciones sobre la oposición de los trabajadores a los planes de la SEPI anunciados días atrás. Este bloque informativo había sido pactado entre el comité de empresa y la dirección del centro.

También el jueves 2 de marzo, ha habido una concentración de la plantilla de Radio 4 ante la sede del Parlament –coincidiendo con el inicio del pleno por parte de la cámara catalana– en la que han mostrado su rechazo a las intenciones de cerrar la emisora y para solicitar el apoyo de los grupos parlamentarios.

Los manifestantes han reprochado al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, sus palabras de la 1 de marzo pasado en qué se mostró comprensivo con el propósito del Gobierno Zapatero de liquidar la primera emisora en catalán. Aún así, varios diputados firmaron en el pliego de firmas que recogen los trabajadores en apoyo de sus reivindicaciones.

Entre estos estaba Josep Lluís Carod Rovira (ERC), Josep Piqué (PP), Miquel Iceta (PSC) y Oriol Pujol (CIU), Igualmente crítica ha sido la plantilla de RTVE de Catalunya con el delegado territorial de TVE, Joan Tapia, que, también el 1 de marzo pasado y al acabar su programa Geometria variable, se mostró conciliador con la propuesta del Gobierno.

Los trabajadores de RTVE han recibido apoyo de muchos comités de empresa de medios catalanes y de la práctica totalidad de organizaciones sindicales y profesionales, entre las cuales hay el Sindicat de Periodistes de Catalunya (SPC). El presidente del SPC, Dardo Gómez, ha asistido a la manifestación ante el Parlamento.

El Sindicato explicitó su rechazo a las intenciones del Gobierno en un comunicado emitido el 28 de febrero pasado y en el que se reitera "el rechazo total a las propuestas de la SEPI en relación a los centros territoriales de RTVE, especialmente con respecto a la reducción al mínimo de la programación y la información en catalán en el centro de Sant Cugat del Vallès y, por encima de todo, a la propuesta de cierre de Radio-4, la primera emisora en catalán tras la dictadura. Estas propuestas amenazan gravemente muchos puestos de trabajo y son un ataque a la difusión de la lengua y la cultura catalanas y a la radiotelevisión en catalán".

Los sindicatos apoyan a los trabajadores de los centros territoriales de RTVE

La Federación Española de Sindicato de Periodistas reitera su apoyo a los trabajadores de Radiotelevisión Española en la defensa de sus puestos de trabajo y de todos sus centros territoriales.

Los responsables del Ente Público no pueden hablar de reajustes ni cambios cuando todavía no ha sido puesto en marcha el nuevo modelo de medios de comunicación públicos que prometió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Asimismo, la FeSP condena los recientes despidos de profesionales de la emisora pública Catalunya Ràdio, que han sido comunicados a las personas afectadas sin negociar con el Comité de Empresa y con el argumento de llevar a cabo una reconversión del canal cultural de esa emisora que no es conocido ni ha sido aprobado por el Consejo de Administración de la Corporación Catalana de RTV.

CC.OO. se desmarca del acuerdo del Convenio de RTVE

El presidente de la sección sindical expendiatado por el polémico envio de una felicitación navideña

La sección sindical de CC.OO. en RTVE votó en contra del acuerdo del Comité General Intercentros de RTVE que pone fin a toda reunión o negociación con la directora general del ente público, Carmen Caffarel, mientras ésta no retire tanto la querella como el expediente informativo presentados contra el presidente del órgano sindical, Juan Manuel Hidalgo, a cuenta de una felicitación navideña distribuida por correo electrónico y basada en un fotomontaje crítico con la gestión en el ente que se considera plegada a los intereses de las productoras.

En un comunicado, CCOO en RTVE asegura en contra de lo aprobado por el CGI, que este órgano nunca aprobó ningún correo masivo con el contenido difundido por el presidente de este órgano y que se trata de "una acción unilateral bien personal de Juan Manuel Hidalgo o bien del sindicato UGT de RTVE de Cataluña".

Para este sindicato, el actual presidente del CGI ha tenido una "constante actitud" de tomar decisiones en comunicados que no han sido ni debatidos ni aprobados por el órgano colegiado, por lo que en la reunión mantenida hoy por el CGI defendió, sin éxito, una propuesta de desmarque de la "felicitación navideña", y de destitución de Hidalgo "ante las reiteradas acciones personalistas sin respeto a su condición de representante de un órgano colegiado".

La propuesta fue rechazada con los votos de UGT y de APLI que finalmente aprobaron una alternativa en la que asumen como propio el envío, distribución y contenido del envío, explica CC.OO., que advierte de que desde su acción sindical no utiliza métodos que puedan suponer en ningún caso el menoscabo del honor de las personas. "Nuestras posiciones de defensa de los trabajadores no necesitan de la utilización de ese tipo de formas", afirmó este sindicato.

La FeSP pide al Congreso que regularice la situación de 400 contratados en RTVE

A estos trabajadores no se les aplica el convenio colectivo

Esta situación es una muestra más de la precariedad laboral que sufren los trabajadores en general, y los de los medios de comunicación de manera especialmente grave. En el caso de RTVE, muchas personas llevan más de 10 y
15 años contratados para un trabajo específico, pero realizan tareas como si fueran de plantilla, con una única diferencia: no se les aplica el convenio colectivo.

Desde que comenzó esta legislatura, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) y el Partido Popular(PP) han presentado diversas iniciativas parlamentarias sobre este asunto. Fruto de ellas fue, en diciembre pasado, que la Comisión de Control de RTVE pidió al Gobierno que iniciara un proceso para regularizar la situación de esos trabajadores, teniendo en cuenta las recomendaciones que hiciera el comité de sabios en su informe sobre la reforma de RTVE. En ese informe, dado a conocer en febrero, los expertos solicitan expresamente al Ejecutivo que regularice esos contratos y que sólo los autorice para casos plenamente justificados.

El PP ha presentado una propuesta para que el Congreso inste al Gobierno a cumplir el acuerdo de diciembre pasado. La FeSP celebra que el Partido Popular se preocupe ahora por la situación de esos trabajadores, aunque lamenta que no lo hiciera durante los ocho años que gobernó, porque, de haberlo hecho, el problema estaría resuelto hace tiempo.

Esta Federación de Sindicatos de Periodistas pide al PP que aplique el mismo criterio en IB3 y Canal Nou -las televisiones autonómicas de las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana, respectivamente-, donde el cúmulo de
problemas laborales y profesionales es cada día más escandaloso.

Si España contara con un Estatuto del Periodista Profesional y una Ley de Derechos Laborales de los profesionales de la información, como tienen los
países de nuestro entorno, sería mucho más difícil que se dieran situaciones como las tres citadas. Por eso, la FeSP espera que todos los partidos del Congreso aprueben el proyecto de ley de Estatuto Profesional que tienen en
tramitación.