Traballadores da CRTVG en Lugo esixen ante a xustiza ter os mesmos dereitos que o plantel de San Marcos nas oposicións

Menor soldo, horarios partidos e recibir menos puntos nas oposicións son algunhas causas da denuncia

A continuación copiamos o comunicado feito público pola a Delegación da RTVG en Lugo:

"O que en principio ía ser unha listaxe obxectiva para optar a unhas oposicións limpas á CRTVG, acabou sendo unha discriminación absoluta para os traballadores que dende as provincias galegas levan anos facendo novas exclusivamente para a CRTVG.

A puntuación que reciben estos traballadores polos anos dedicados á compañía é a metade que a que recibe un traballador que realiza o seu traballo dende San Marcos.

Cremos que estamos a recibir un tratamento inxusto despois de levar anos sendo imaxe dunha empresa pública como é a Galega e traballando de feito esclusivo para os seus informativos.

Agora queren que aceptemos un tratamento discriminatorio que nos deixa fóra de calquera proceso de selección xusto dentro da compañía.

Trátase dunha situación anómala herdada do goberno anterior que decidiu no seu momento que as delegacións dependesen ilegalmente de productoras externas realizando en exclusiva o traballo para a CRTVG.

Esa situación levou á nova dirección da compañía a non recoñecer os nosos dereitos como traballadores da CRTVG e é o que reclamamos nestes momentos.

Din que non somos unha Delegación, pero o certo é que traballamos como tal. Din que non merecemos o mesmo tratamento que un traballador de San Marcos, pero o certo é que temos as mesmas obrigas, traballamos en xornada partida e temos uns salarios ridículos con respecto ós que teñen en San Marcos por facer o mesmo tipo de traballo.

Ante esta situación, os 18 traballadores que formamos a Delegación da CRTVG en Lugo decidimos acudir á xustiza e demandar legalmente unha situación que non comprendemos e que consideramos absolutamente inxusta.

Só pedimos que se nos respete como traballadores que levamos anos traballando para a CRTVG, representándoa na provincia de Lugo e facendo o mesmo traballo que as persoas que o realizan dende a central.

Queremos que quede claro que a nosa intención non é prexudicar ós nosos compañeiros e en moitos casos amigos de San Marcos, todo o contrario, só pedimos solidariedade xa que o noso traballo, idéntico ó seu, está a ser infravalorado nestes momentos.
Non queremos reivindicar dereitos que non nos corresponden.

Entre tódalas Delegacións da CRTVG facemos o 80% da información da Galega.

Agora queren que nos botemos atrás coas demandas, e ameazan con tomar outro tipo de medidas de presión, pero, a cambio, non queren solucionar a situación con nós.

Por iso pedimos o apoio dos medios de comunicación para que se coñeza esta situación insostible que levamos aguantando moitos anos, pero que estalou nestes momentos non polo cambio de goberno, senón pola discriminación laboral á que nos somete a CRTVG ó non considerarnos traballadores cos mesmos dereitos que o persoal de San Marcos.

Somos conscientes de que a nosa denuncia pode ser malinterpretada, pero queremos salientar que a nosa intención so é defender os nosos dereitos como traballadores en exclusiva para un medio público que agora se desentende de nós."

Condenan ó alcalde de Toques e a cinco veciños por agredir a xornalistas

O alcalde de Toques, Jesús Ares, deberá indemnizar a un reporteiro con máis de 380 euros por romperlle a cámara durante o polémico pleno celebrado o 27 de xaneiro de 2004. Ademais, a Xustiza multa con 120 euros ó mandatario e a catro veciños por unha falta de ‘maltrato de obra’ durante a expulsión ‘agresiva’ dos informadores do salón municipal. Un quinto veciño foi condenado por unha falta de lesións contra unha fotoxornalista.

O Sindicato de Xornalistas de Galicia (SXG), que representa a 13 dos 22 traballadores que denunciaron os feitos, valora positivamente a sentencia do Xulgado de Arzúa, aínda que está valorando pedir un aumento das condenas. O xuíz considera probado que Jesús Ares empurrou varias veces a un reporteiro causándolle a ruptura da súa cámara. Ademais, o veciño M. B. lanzou a unha informadora contra un pasamáns, provocándolle lesións que a mantiveron catro días de baixa, polo que deberá indemniza-la con 180 euros.

Os feitos sucederon cando un numeroso grupo de xornalistas acudiu a Toques para informar da posible dimisión do alcalde, quen fóra condenado por abuso sexual a unha menor. Na sentencia publicada agora, a Xustiza considera probado que Jesús Ares comezou a empurrar ós informadores nada máis entrar no salón municipal, actitude que foi imitada por un grupo de veciños ata que lograron ‘de forma agresiva a súa expulsión’. O xuíz condena ó rexedor municipal e a C. P., A.V., P. F. e J. P. como ‘responsables en concepto de autores cada un deles dunha falta de maltrato de obra’. Outro veciño, R. C., foi absolto de tódolos cargos.

O SXG pide ás administracións que protexan
ós informadores en situacións potencialmente perigosas

O Sindicato de Xornalistas de Galicia louva a valentía dos 23 xornalistas que denunciaron os feitos e que, no caso dos xornalistas gráficos, aportaron fotos e vídeos como proba; imaxes que foron emitidas en tódalas televisións e que o xuíz considerou unha proba ‘especialmente esclarecedora’. O SXG entende que a unión entre tódolos profesionais da información é necesaria para facer valer os seus dereitos, entre os que figura o dereito a informar libremente do traballo das administracións.

Ademais, o SXG quere lémbralle ós poderes públicos a súa obriga de protexer este dereito constitucional a informar. Por iso, pide que a administracións tomen máis medidas de seguridade para protexer ós informadores que acoden a cubrir eventos que, como aquel pleno extraordinario, son potencialmente conflitivos. Incidentes como os de Toques ou as agresións a xornalistas gráficos durante a folga do sector do metal en Vigo son exemplos de situacións nas que a labor dos informadores debe estar especialmente protexida polas autoridades.

Unha xornalista denuncia acoso laboral na Televisión de Galicia

Segundo informa Galiciaconfidencial , a dirección da TVG recibiu unha denuncia por unha presunta situación de acoso laboral na televisión pública.

O caso, segundo este confidencial galego, foi denunciado por unha traballadora da Televisión que se queixa do comportamento dun cargo do ente. Ademais, dáse o agravante de que o presunto acosador é superior da xornalista denunciante.

De confirmarse este caso, sería a primeira denuncia formal por acoso laboral na historia da Compañía da Radio Televisión de Galicia. Galiciaconfidencial asegura que a veracidade da información xa está "contrastada".

RECONOCIDA LA RELACIÓN LABORAL DE UNA PERIODISTA COLABORADORA QUE MURIÓ EN UN ACCIDENTE DE TRABAJO

El Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA) y la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) muestran su más absoluta satisfacción por la sentencia que declara que la muerte de Ana Belén García, una joven reportera de la agencia Korpa, fue un accidente laboral y condena a la agencia del corazón a indemnizar a la familia con la máxima cantidad prevista para estos casos.

Para el sindicato andaluz y la Federación que han ejercido las acciones judiciales, se trata de todo un éxito de la profesión periodística y un precedente que deberían tener en cuenta las empresas de comunicación para atajar la masiva precariedad en el sector y la vulneración de las normas laborales que padecen los periodistas.

Desde el SPA y la FeSP destacamos la firmeza y rotundidad de la sentencia, que constituye un espaldarazo a las constantes denuncias que sobre la situación de los periodistas colaboradores, y en especial los que se dedican a los temas denominados "del corazón", venimos realizando. En ese sentido entendemos las referencias explícitas del juez de lo Social nº 4 de Sevilla en su resolución, en la que critica la "explotación y precariedad más absoluta" de los reporteros de la prensa rosa frente a las "colaboraciones de lujo" de los contertulios de esos programas, así como de la contradicción entre los "amplios márgenes de beneficio" de la prensa del corazón" y la "explotación masiva" de sus reporteros.

La sentencia declara como accidente laboral la muerte de Ana Belén García, una reportera de la agencia Korpa que sufrió un accidente de tráfico el 20 de enero de 2005 cuando se dirigía desde Sevilla a Córdoba a cubrir un acto de los Príncipes de Asturias; considera demostrada la relación laboral y condena a la empresa a indemnizar a sus padres en 89.673 euros.

La sentencia reconoce la vinculación laboral de la fallecida con Korpa. Al respecto desestima la alegación de la empresa de que se trataba de una "free-lance" y, tal como defendió el abogado del SPA, Carlos Crisóstomo, define dicha relación como la propia de "un contrato de trabajo por cuenta ajena, indefinido, a tiempo completo y con categoría laboral de redactora".

El juez atiende asimismo otros planteamientos del sindicato como que la reportera no contaba con autonomía sobre las noticias a realizar o su tratamiento informativo, que Korpa no contaba con un plan de prevención de riesgos laborales y que la empresa fue la responsable del accidente de circulación, que se convirtió en accidente de trabajo, "al no adoptar las medidas preventivas contra la producción del mismo".

Desde el SPA y la FeSP queremos agradecer el apoyo y la participación activa de periodistas y estudiantes en este caso, que consideramos de vital importancia para la dignificación de la profesión. Asimismo mostramos nuestro agradecimiento hacia instituciones como la Asociación de la Prensa de Sevilla y la Facultad de Comunicación de Sevilla, y en especial su decano Francisco Sierra, que han sido decisivos en todo el proceso.

Igualmente destacamos que este caso demuestra, una vez más, la necesidad de regular legalmente la profesión periodística mediante un Estatuto del Periodista Profesional -que se encuentra en trámite en el Congreso de los Diputados- y una ley de derechos laborales que lo complemente.

27 de julio de 2006

Un juez critica la precariedad de los reporteros en la sentencia por la muerte de una periodista

El Sindicato de Periodistas promovió este juicio

El juez de lo Social 4, en la sentencia considera demostrada la relación laboral y condena a la empresa a indemnizar a sus padres en 89.673 euros, según informa El País . También destaca las contradicciones entre los "amplios márgenes de beneficio" de la prensa del corazón y la "explotación intensiva" de sus reporteros, que sufren "interminables contratos en prácticas que nunca se convierten en fijos". Aunque la empresa alegó en el juicio que la joven era una free-lance (independiente), el juez dice que la relación era la propia "de un contrato de trabajo por cuenta ajena, indefinido, a tiempo completo y con categoría laboral".

La agencia elegía "las noticias a cubrir, la orden de cobertura, el tratamiento que había que dársele y su ubicación especial", mientras que la reportera "carecía de cualquier grado de autonomía en la elección de la noticia como en su tratamiento informativo", afirma la sentencia, y añade que Korpa incurrió en otro incumplimiento al no diseñar un plan de prevención de riesgos laborales y confiar a conducción del coche de la agencia a la reportera gráfica que acompañaba a la fallecida, sin tener en cuenta "el grado de tensión, estrés, competitividad, presión empresarial y cansancio" en que desarrollaban su trabajo.

Ambas jóvenes trabajaban en situación de "alto riesgo, habida cuenta el ambiente hostil y agresivo en que se desarrolla su trabajo, con continuas carreras a la caza de los personajes, jornadas de trabajo interminables tanto de noche como de día", situación que les produce "un alto desgaste psicológico".

Por ello, el juez concluye que la agencia Korpa fue "responsable del accidente de trabajo al no adoptar las medidas preventivas contra la producción del mismo". El juez ha basado su sentencia en la declaración en el juicio de Francisco Sierra, decano de la Facultad de Comunicación de Sevilla, quien expuso la precariedad laboral de estos reporteros, y en comentarios del periodista Antonio Burgos cuando definió a estos trabajadores como "la dura infantería de la prensa del corazón".

El Sindicato de Periodistas de Andalucía, que ejerció las acciones judiciales en nombre de la familia de la joven, denunció con motivo del juicio que la empresa ni siquiera ha pagado la última mensualidad que le adeuda.