RSF recuerda que en los países en que se publicaron las caricaturas de Mahoma hay libertad religiosa

La organización de defensa de la libertad de prensa Reporteros sin Fronteras hizo hoy un llamamiento "a la calma y la razón" ante el aspecto "preocupante" que está adquiriendo la polémica por las caricaturas del profeta Mahoma, y recordó que los periódicos que publicaron estos dibujos pertenecen a países "donde la religión es un asunto privado" y en los que, por tanto, "la libertad religiosa va acompañada de la libertad de expresión".

"Aunque comprendemos que muchos musulmanes se hayan sentido conmocionados con su publicación, ya que el Islam prohíbe cualquier representación humana del Profeta, eso no justifica los llamamientos a la violencia, ni las amenazas, vengan de donde vengan", aseveró la organización.

"En el caso que nos ocupa, es necesario redimensionar los hechos en su justa proporción", prosiguió RSF. "Los periódicos que han publicado las caricaturas pertenecen a países donde la religión es un asunto privado: en esa tradición, la libertad religiosa va acompañada de la libertad de expresión, que incluye el derecho a lanzar pullas contra las convicciones que no se comparten", añadió.

"Igualmente, es necesario recordar que, en esos mismos países, la prensa es independiente de los poderes establecidos", por lo que "sus posturas y opciones editoriales sólo le comprometen a ella y, por tanto, en ninguna manera a las autoridades de sus países ni a sus conciudadanos", agregó.

Por ello, Reporteros sin Fronteras hizo un llamamiento a los responsables políticos y religiosos de los países musulmanes, así como a la prensa del mundo árabe, "para que hagan todo lo que esté en su mano para calmar los ánimos, de forma que pueda establecerse un debate sobre las concepciones de unos y otros".

De la misma manera, la organización pidió a los occidentales que "se dediquen a tranquilizar y evitar lo que puede sentirse como provocaciones inútiles". En ese sentido, instó a que la crisis de las caricaturas sirva para encontrar una respuesta a la pregunta de cómo conciliar la libertad de expresión "con el respeto a las convicciones más profundas de todos y cada uno".

Comments are closed.