El Tribunal Constitucional anula el despido de un trabajador de TVE en Vigo

El despido obedeció a una represalia de la empresa

15 de junio.- El Tribunal Constitucional ha anulado el despido de un trabajador del centro territorial de TVE en Vigo porque obedeció a una represalia de la empresa, informó el TC.

Así lo acuerda el TC en una sentencia que anula la dictada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que declaró el despido improcedente por no estar justificado en una causa legal, negando sin embargo la existencia de la discriminación que había sido reconocida por el Juzgado de Vigo que había visto el asunto.

El empleado, J.J.T.F., alegó que su cese obedecía a una represalia por parte de la empresa por acudir a los tribunales para que se le reconociera que la relación jurídica que unía a las partes era de carácter laboral.
J.J.T.F. interpuso en 2000 una demanda por despido contra TVE y, una vez celebrado el juicio, un Juzgado de lo Social de Vigo declaró nulo el despido, al entender que se había vulnerado un derecho fundamental del trabajador y condenó a la empresa a su readmisión inmediata en su puesto de trabajo.

La sentencia del Juzgado recogía entre otras cuestiones que el despido estuvo motivado por las reclamaciones judiciales que hizo J.J.T.F. para que se reconociera que el vínculo que le unía a su empresa era laboral.
El fallo fue recurrido ante el TSJG, que declaró el despido improcedente por no estar justificado en una causa legal, negando sin embargo la existencia de las discriminación que había sido reconocida por el Juzgado.

El TC recuerda que en el campo de las relaciones laborales la garantía se traduce en la imposibilidad de adoptar medidas de represalias derivadas del ejercicio por el trabajador de la tutela de sus derechos.

Entiende que los hechos relatados en la demanda resultan suficientes para considerar acreditada la posibilidad de una conducta dirigida a sancionar la actuación del trabajador.
Recuerda que «la empresa decidió poner fin a una relación laboral de más de diez años, durante los cuales no constan disfunciones profesionales o personales, en fechas inmediatamente posteriores al inicio por parte de J.J.T.F. de una serie de acciones encaminadas a lograr la declaración de laboralidad de su relación».

La misma que «había quedado formalizada a través de dos contratos sucesivos de arrendamiento de servicios».
El TC considera de «especial relevancia» el hecho de que el cese fuera acompañado «inmediatamente» de la contratación, también en régimen de contrato civil de arrendamiento de servicios, de otro profesional, «que hubo de constituir para ello una sociedad unipersonal de responsabilidad limitada, con objeto de realizar las mismas funciones y con el mismo horario que el demandante». Un portavoz de TVE indicó a Efe que la cadena no se pronuncia sobre esta sentencia.

Comments are closed.